Las historias completas del podcast de las mil noches y una noche.

Si desea escuchar noche por noche vaya a
http://www.1001noches.co/

28.14 El reparto

Hace parte de

28 El parterre florido del ingenio y el jardín de la galantería (de la noche 373 a la 393)
       28.1 Al-Raschid y el cuesco (noche 373)
       28.2 El jovenzuelo y su maestro (de la noche 373 a la 375)
       28.3 El saco prodigioso (de la noche 375 a la 376)
       28.4 Al-Raschid-justiciero de amor (noche 376)
       28.5 ¿Para quién la preferencia? ¿Para el joven o para el hombre maduro? (de la noche 376 a la 377)
       28.6 El precio de los cohombros (noche 377)
       28.7 Cabellos blancos (de la noche 377 a la 378)
       28.8 La cuestión zanjada (noche 378)
       28.9 Abu-Nowas y el baño de Sett-Zobeida (de la noche 378 a la 379)
       28.10 Abu-Nowas improvisa (noche 379)
       28.11 El asno (de la noche 379 a la 380)
       28.12 El flagrante delito de Sett-Zobeida (de la noche 380 a la 381)
       28.13 ¿Macho o hembra? (de la noche 381 a la 382)
       28.14 El reparto (noche 382)
       28.15 El maestro de escuela (de la noche 382 a la 383)
       28.16 La inscripción de una camisa (noche 383)
       28.17 La inscripción de una copa (de la noche 383 a la 384)
       28.18 El califa en el cesto (de la noche 384 a la 386)
       28.19 El mondonguero (de la noche 386 a la 389)
       28.20 La joven Frescura de los Ojos (de la noche 389 a la 390)
       28.21 ¿Mujeres o jovenzuelos? (de la noche 390 a la 393)



El reparto - Descargar MP3

EL REPARTO

Una noche, el califa Harún Al-Raschid se quejaba de insomnios ante su visir Giafar y su portaalfanje Massrur, cuando de pronto soltó Massrur una carcajada. El califa le miró frunciendo las cejas, y le dijo: "¿De qué te ríes así? ¿Es que estás loco, es que te burlas?" Massrur contestó: "¡No, por Alah ¡oh Emir de los Creyentes! te juro por el parentesco que te une al Profeta que mi risa no obedece a ninguna de esas causas, sino sencillamente a que me he acordado de las buenas ocurrencias de un tal Ibn Al-Karabí, alrededor del cual hacían corro ayer en el Tigris para escucharle".
El califa dijo: "En tal caso, ve enseguida a buscar a ese Ibn Al-Karabí. ¡Acaso consiga dilatarme un poco el pecho!"
Al punto corrió Massrur en busca del chistoso Ibn Al-Karabí, y habiéndole encontrado, le dijo: "Le hablé de ti al califa, y me ha enviado a buscarte para que le hagas reír".
El otro contestó: "Escucho y obedezco". Massrur añadió entonces: "¡Sí, te conduzco muy gustoso a presencia del califa; pero ha de ser con la condición de que desde luego me darás las tres cuartas partes de lo que el califa te regale como remuneración!" Ibn Al-Karabí dijo: "¡Eso es demasiado! Te daré dos terceras partes por tu corretaje. ¡Creo que es bastante!"
Después de algunas dificultades respecto al pago, Massrur acabó por aceptar el convenio, y condujo al hombre a presencia del califa.
Al verle entrar, le dijo Al-Raschid: "Parece ser que tienes ocurrencias muy divertidas. ¡A ver cómo las hilvanas! ¡Pero has de saber que si no consigues hacerme reír te espera una paliza!"
El resultado de esta amenaza fué helar completamente el ingenio de Ibn Al-Karabí, que no supo encontrar entonces más que banalidades de efecto desastroso; porque, en vez de reír, Al-Raschid sentía aumentar su irritación, y exclamó por último:
"¡Que le administren cien bastonazos en las plantas de los pies, para desviar la sangre que le obstruye el cerebro!"
Al punto acostaron al hombre y le fueron administrando por cuenta bastonazos en las plantas de los pies. De repente, cuando pasaron del número treinta, exclamó el hombre: "¡Que remuneren ahora a Massrur con las dos terceras partes que quedan de bastonazos, porque así lo hemos convenido entre nosotros!"
Entonces, a una señal del califa, se apoderaron de Massrur los guardias, le acostaron y comenzaron a hacerle sentir en las plantas de los pies el compás del bastón. Pero, a los primeros golpes, exclamó Massrur: "¡Por Alah, que me contento muy gustoso con la tercera parte, y aun con la cuarta, y le cedo todo lo demás!"
Al oír estas palabras, el califa se echó a reír de tal manera, que se cayó de trasero, e hizo que a cada uno de los dos pacientes le dieran mil dinares.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.