Las historias completas del podcast de las mil noches y una noche.

Si desea escuchar noche por noche vaya a
http://www.1001noches.co/

28.12 El flagrante delito de Sett-Zobeida

Hace parte de

28 El parterre florido del ingenio y el jardín de la galantería (de la noche 373 a la 393)
       28.1 Al-Raschid y el cuesco (noche 373)
       28.2 El jovenzuelo y su maestro (de la noche 373 a la 375)
       28.3 El saco prodigioso (de la noche 375 a la 376)
       28.4 Al-Raschid-justiciero de amor (noche 376)
       28.5 ¿Para quién la preferencia? ¿Para el joven o para el hombre maduro? (de la noche 376 a la 377)
       28.6 El precio de los cohombros (noche 377)
       28.7 Cabellos blancos (de la noche 377 a la 378)
       28.8 La cuestión zanjada (noche 378)
       28.9 Abu-Nowas y el baño de Sett-Zobeida (de la noche 378 a la 379)
       28.10 Abu-Nowas improvisa (noche 379)
       28.11 El asno (de la noche 379 a la 380)
       28.12 El flagrante delito de Sett-Zobeida (de la noche 380 a la 381)
       28.13 ¿Macho o hembra? (de la noche 381 a la 382)
       28.14 El reparto (noche 382)
       28.15 El maestro de escuela (de la noche 382 a la 383)
       28.16 La inscripción de una camisa (noche 383)
       28.17 La inscripción de una copa (de la noche 383 a la 384)
       28.18 El califa en el cesto (de la noche 384 a la 386)
       28.19 El mondonguero (de la noche 386 a la 389)
       28.20 La joven Frescura de los Ojos (de la noche 389 a la 390)
       28.21 ¿Mujeres o jovenzuelos? (de la noche 390 a la 393)





El flagrante delito de Sett-Zobeida - Descargar MP3

EL FLAGRANTE DELITO DE SETT ZOBEIDA

Cuentan que el Comendador de los Creyentes, Harún Al-Raschid, entró un día a dormir la siesta en las habitaciones de su espesa Sett Zobeida, y ya iba a echarse cuando notó precisamente en mitad del lecho una extensa mancha, fresca todavía, de cuyo origen no podía dudarse. Al ver aquello, se ennegreció el mundo ante el califa, que llegó al límite de la indignación. Hizo llamar al punto a Sett Zobeida, y con los ojos inflamados de cólera y temblándole la barba, le dijo: "¿De qué es esa mancha que hay en nuestro lecho?" Sett Zobeida acercó la cabeza a la mancha consabida, la olió y dijo: "Es de licor de hombre, ¡oh Emir de los Creyentes!" Conteniendo a duras penas el estallido de su cólera, exclamó él: "¿Y puedes explicarme la presencia de ese líquido aún tibio en un lecho donde no me he acostado contigo desde hace más de una semana?" Ella exclamó muy conmovida: "La fidelidad sobre mí y alrededor de mí ¡oh Emir de los Creyentes! ¿Acaso me acusas de fornicación?"
Al-Raschid dijo: "Tanto te acuso, que ahora mismo voy a hacer venir al kadí Abi-Yussuf para que examine la cosa y me dé su parecer acerca de ella. ¡Y te juro por el honor de mis antecesores ¡oh hija de mi tío! que no retrocederé ante nada si el kadí te declara culpable!"
Cuando llegó el kadí, Al-Raschid le dijo: "¡Oh Abi-Yussuf, dime qué puede ser esa mancha!"
El kadí se acercó al lecho, puso el dedo en la mancha, se lo llevó luego a la altura de los ojos y de la nariz, y dijo: "¡Es licor de hombre, ¡oh Emir de los Creyentes!..."
En este momento de su narración, Schehrazada vió aparecer la mañana y se calló discreta.


Pero cuando llegó la 381ª noche

Ella dijo:
"¡... Es licor de hombre, ¡oh Emir de los Creyentes!" El califa preguntó: "¿Y cuál puede ser su origen inmediato?"
Muy perplejo y sin querer afirmar una cosa que le hubiera atraído la enemistad de Sett Zobeida, el kadí se puso a mirar al techo como si reflexionase, y divisó en una grieta el ala de un murciélago que se había metido allí.
Y le iluminó el entendimiento una idea salvadora, y dijo: "¡Dame una lanza, oh Emir de los Creyentes!" El califa le entregó una lanza, y Abi-Yussuf pinchó con ella al murciélago, que hubo de caer pesadamente. Entonces dijo el kadí: "¡Oh Emir de los Creyentes! ¡Los libros de medicina nos enseñan que el murciélago tiene un licor que se parece de un modo asombroso al del hombre. Sin duda que el delito lo cometió él mirando a Sett Zobeida dormida! ¡Ya ves que acabo de castigarle con la muerte!"
Aquella explicación satisfizo completamente al califa, que sin dudar ya de la inocencia de su esposa, colmó de presentes al kadí en prueba de gratitud. Y por su parte, Sett Zobeida, en el límite del júbilo, le hizo suntuosos regalos y le invitó a quedarse con ella y el califa para comerse algunos frutos y primicias que les habían llevado. El kadí se sentó en la alfombra entre el califa y Sett Zobeida, y Sett Zobeida mondó un plátano y le dijo, ofreciéndoselo: "En mi jardín tengo otras frutas raras en esta época del año; ¿las prefieres a los plátanos?"
El kadí contestó: "Tengo por norma ¡oh mi señora! no sentenciar nunca acerca de lo que no conozco. ¡Es preciso, pues, que vea esas primicias para compararlas con estas primicias y dar luego mi opinión sobre sus respectivas excelencias!" Sett Zobeida hizo que cogieran las primicias de su jardín y se las trajeran enseguida, y cuando las probó el kadí, le preguntó: "¿Qué frutas prefieres ahora?" El kadí sonrió con suficiencia, miró al califa, después a Sett Zobeida, y les dijo: "¡Por Alah, que es muy difícil la respuesta! ¡Porque si prefiero una de estas frutas, condenaré la otra, y me expongo así a la indigestión que el rencor de esta última me ocasionaría!"
¡Y al oír semejante respuesta, Al-Raschid y Sett Zobeida se echaron a reír de tal modo, que se cayeron de espaldas!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.